Arancel de EU amenaza el crecimiento chino

PEKIN, China.- La guerra comercial sino más bien-estadounidense, relanzada con el anuncio de nuevos aranceles en E.U. a las importaciones provenientes de China, amenazan con fragilizar aún más la economía del gigante asiático que empieza a dar signos de desaceleración.

Los aranceles de veinticinco por ciento sobre productos por 50.000 millones de dólares decretados el viernes por el presidente estadounidense Donald Trump, “amenazan los intereses de tipo económico y la seguridad de China”, reconoció el ministerio de Comercio de este país.

Pekín respondió al anuncio de Trump imponiendo aranceles “idénticos” a los impuestos por E.U., asegurando al pasar que “China no quiere una guerra comercial”.

El enfrentamiento entre las 2 primeras potencias económicas se genera cuando la administración china del presidente Xi Jinping intenta controlar la deuda pública, que representa más del 250 por ciento del Producto Interior Bruto, lo que ya pesa en el crecimiento económico.

“El enfrentamiento comercial se agrava cuando las dudas sobre las perspectivas económicas de China se refuerzan”, afirmó Mark Williams, economista de Capital Economics.

China registró en mayo una desaceleración de la producción industrial y una clara caída de las inversiones y el consumo. Las condiciones de acceso al crédito se hicieron más recias. Estos son signos inquietantes para China que procura ser menos dependiente que anteriormente del comercio exterior.

La expansión de la economía china caería en dos mil dieciocho a 6,6 por ciento y a seis,4 por cien en dos mil diecinueve, una desaceleración sensible en relación al 6,9 por cien de crecimiento de 2017, advirtió en abril el Fondo Monetario Internacional (Fondo Monetario Internacional).

“Un alza de los aranceles y barreras no aduaneras podría ensombrecer los mercados, alterar las cadenas de producción (…) reducir la productividad mundial y la inversión”, se inquietó el FMI.

Las exportaciones, motor tradicional de la economía china, se expandieron doce con seis por cien en mayo, un tanto menos que en el mes de abril, pero mejor de lo aguardado, al paso que las importaciones se dispararon veintiseis por ciento en un año.

Pekín anunció el viernes que desde el 6 de julio, cuando comiencen a regir los aranceles decididos por Trump, impondrá aranceles a productos estadounidenses, incluidos productos agrícolas como la soja, o los turismos, por un importe equivalente a 34.000 millones de dólares estadounidenses en importaciones.

“Habrá un impacto sobre el desarrollo, en China, en U.S.A. y en otras partes”, estimó Louis Kuijs, analista de Oxford Economics.

PESA INCERTIDUMBRE

“El aumento de la inseguridad y los riesgos va a pesar en la confianza de las compañías y la inversión”, añadió.

La desaceleración de los créditos, ámbito bajo angosta vigilancia por el Estado que busca frenar el endeudamiento chino, provocó según los analistas una caída de la inversión y pesa en el consumo de los hogares chinos.

Las ventas minoristas aumentaron en el mes de mayo ocho con cinco por cien en un año, pero este avance fue muy bajo el desempeño de abril (9,4 por ciento ) y de marzo (diez con uno por ciento ).

Las inversiones en capital fijo, reflejo del gasto en las infraestructuras y el ámbito inmobiliario, aumentó 6,1 por cien en un año para el periodo enero-mayo, su crecimiento más bajo desde 1999.

Otra fuente de inquietud es el intervencionismo del Estado, criticado de forma regular por los economistas: “la renuencia del gobierno a dejar las fuerzas del mercado determinar” el rumbo de la economía china contribuye a desacelerar el crecimiento, analiza Mark Williams.

En consecuencia, “el crecimiento económico de China seguramente se debilite la próxima década”, advirtió.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies