“Aterradora”, la guerra comercial

China no desea una guerra comercialmas debe responder con fuerzadijo el Ministerio de Comercio al anunciar una lista de importaciones estadunidenses que deberán abonar aranceles, como respuesta a una medida afín impuesta el viernes por Washington.

Una parte esencial de los productos estadunidenses que deberán pagar un arancel al entrar a China son bienes agropuecuarios, según anunció el Ministerio de Comercio, en una medida tomada justo cuando en E.U. grupos de labradores –un sector donde existe soporte político para el presidente Donald Trump– calificaron de aterradoras las consecuencias de la guerra comercial iniciada por Washington.

Pekín anunció este sábado que va a aplicar un arancel de 25 por ciento desde el 6 de julio a quinientos cuarenta y cinco productos que incluyen soja, vehículos eléctricos, jugo de naranja, whiskey, langostas, salmón y cigarrillos procedentes de E.U., por un valor treinta y cuatro mil millones de dólares americanos, de un total de cincuenta mil millones que por último serán gravados, de acuerdo con el reporte publicado por el Ministerio de Finanzas chino.

Lo anterior, luego de que el presidente estadunidense, Donald Trump, cumplió su amenaza, al anunciar el viernes aranceles, también por un importe de cincuenta mil millones de dólares estadounidenses, a importaciones chinas. De ese total, 34 mil millones van a ser gravados a partir del 6 de julio, mientras que un segundo lote por 16 mil millones será sometido a un examen adicionalprecisó la Oficina de Comercio de USA.

El Medio Oeste de Estados Unidos, una región donde Trump obtuvo una alta votación, es una de las primordiales productoras de soja y va a ser perjudicada por la imposición de los aranceles de China. Trump también consiguió un fuerte apoyo en Florida, una zona productora de cítricos.

Para los agricultores estadunidenses, esto ya no es teorético, es honestamente aterradorafirmó el grupo de presión Labradores por el Libre Comercio, sobre las perspectivas de una escalada arancelaria. Ya no es una táctica de negociación, es un impuesto a sus medios de subsistenciaagregó.

China es el mayor comprador de granos de soya, doce mil millones de dólares estadounidenses en 2017, cerca de treinta por ciento de la cosecha estadunidense.

La medida de Pekín repite la que adoptó México en días recientes sobre productos agrícolas y cárnicos, a raíz de aranceles al acero y aluminio anunciados por Trump para los países asociados, incluidos México y Canadá, sus vecinos y con quienes renegocia el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Ya estábamos en un mercado deprimido. Estas incertidumbres comerciales añaden mucho agobio a la situacióndijo Jamie Beyer, una agricultora de Wheaton, Minnesota, que junto a su marido cultiva soya, maíz, remolacha, trigo y alfalfa. Creemos que estos aranceles son muy perjudiciales para nuestra economíaaseguró.

Los agricultores son los que están en mayor peligro en esta batalla comercial, dado que sus ingresos ya caían, con una baja de en torno a cincuenta por ciento desde 2013, y este año se espera que alcancen su nivel más bajo desde 2006.

Roger Johnson, quien lidera el segundo sindicato agrícola más grande de U.S.A., la Unión Nacional de Agricultores, afirmó que el conjunto apoya el propósito de la Casa Blanca de reducir el déficit comercial. Pero a nuestra organización le preocupa poco a poco más que esta administración no tenga un plan para garantizar que las familias de agricultores y ganaderos no sean lanzadas delante de un autobús por el bien de esos objetivosseñaló. Si no vemos ningún éxito, la paciencia se va a acabaradvirtió por su parte Blake Hurst, productor de maíz y soya en Misuri.

En caso de que Washington añada más represalias ante el anuncio chino, el gobierno se reserva el derecho a tomar más medidasse señaló en Pekín. Los reguladores chinos analizan aumentar los impuestos de importación a otros 114 productos, incluidos equipos médicos y productos energéticos, afirmó el Ministerio de Finanzas. La decisión se anunciaría en data posterior.

Pekín afirmó que asimismo suprimirá los acuerdos que ya había aceptado para reducir su millonario superávit comercial con E.U., bajo los cuales iba a comprar más recursos estadunidenses agrícolas, gas natural y otros productos.

El gobierno chino afirmó que está respondiendo en la misma escala al incremento de impuestos ordenado por el gobierno de Trump a los recursos chinos en un conflicto por el superávit comercial de Pekín y la política tecnológica. A las compañías les preocupa que el enfrentamiento pueda aumentarse velozmente y congelar el crecimiento económico mundial.

La guerra comercial chino-estadounidense, relanzada con el anuncio de nuevos aranceles, amenaza con fragilizar todavía más la economía del gigante asiático, que comienza a dar signos de desaceleración. Los aranceles por cincuenta mil millones de dólares americanos decretados el viernes por Washington amenazan los intereses de tipo económico y la seguridad de Chinareconoció el Ministerio de Comercio de este país.

Podría interesarte leer: Estados Unidos Determinan Gravamenes Significativos contra China

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies