Diablos y artistas: así juega la Bélgica de Martínez

Foto: Reuters

Si de talento se tratara, Bélgica es capaz de mirar cara a cara a cualquier escogido en el mundo, inclusive a Brasil.

Cuenta con 2 de los diez mejores jugadores en el planeta y varios más en los equipos “top” de Europa, capaces de ilusionar a un país que parece estar en frente de uno de los últimos capítulos de su generación dorada.

La barrera de los cuartos frenó su camino en la última Copa del Mundo y Eurocopa, y ahora, en Rusia 2018, vuelven a llegar a esa instancia con la obligación de dar el siguiente paso.

Para ello, la Real Federación Belga de Fútbol le dio un rumbo diferente a su último proceso, dejando de lado la temporada de un histórico de su país como los es Marc Wilmots, para darle entrada (dos mil dieciseis) a Roberto Martínez y un cuerpo técnico donde destaca la figura de Thierry Henry al frente de los “diablos rojos”.

Entérate: Bélgica frente al reto máximo, echar a Brasil del Mundial

El primer impacto del de España fue con el cambio de sistema. El 4-tres-3 había caducado y apostó por el esquema que revolucionó a la Premier League en las últimas campañas. El 3-4-2-1, que al estilo del fútbol inglés concede muchas ventajas atrás.

Pese a todo cumplieron una eliminatoria perfecta, sin derrota alguna, y en el Mundial cuentan con victorias sus partidos disputados. 4 de cuatro. Pero no es tan simple, la calidad de sus jugadores termina determinando los resultados en favor de un equipo que aún tiene puntos por prosperar, sobre todo en la faceta defensiva.

Thibaut Courtois, Toby Alderweireld, Vincent Kompany, Jan Vertonghen, Thomas Meunier, Axel Witsel, Kevin De Bruyne, Yannick Ferreira Carrasco, Dries Mertens, Eden Hazard y Romelu Lukaku, es el XI ideal del estratega de España.

Leer más: Uruguay y Francia, la garra contra la elegancia

A primera instancia todos son jugadores Clase A en Europa, con buen juego aéreo y dónde cuesta localizarles un punto enclenque. La agresividad que plantea Martínez les juega como un arma de doble filo. A matar o fallecer, de este modo lo plantea.

Las espaldas de Meunier y sobre todo de Ferreira Carrasco, extremo habilitado de carrilero, deja desamparada su retaguardia. El ex- jugador del Atlético de la capital de España simplemente no siente las labores protectoras y sus rivales se han fatigado de evidenciarlo. Continuamente Vertonghen sale a banda y deja codo con codo al central con el delantero rival, panorama peligroso si enfrente vas a tener a Gabriel Jesús y a Coutinho jugando entre líneas a la espalda de Witsel.

Si al proteger les cuesta, agredir lo hacen por pura inercia. Con una salida limpia desde su línea de 3, buscando siempre y en toda circunstancia la pierna derecha de De Bruyne para aclarar el panorama.

El mejor asistidor del planeta encontró una nueva posición en el City de Guardiola y Martínez lo aprovecha desde la base, como doble contención, capaz de asociarse en corto o bien mandar latigazos a los extremos.

Más información: “Chucky” Joven, entre los más veloces de Rusia 2018

Con el campo de frente, De Bruyne activa constantemente su banda izquierda, esa por donde transitan Carrasco y sobre todo Hazard, su jugador más determinante. La estrella del Chelsea evita pegarse a la línea y juega a la espalda de los centrocampistas para quedar continuamente en situación favorable cara la portería contrincante.

Arriba, Lukaku amedrenta en casa posesión. Por aire o bien por tierra, da igual, es un manojo de recursos. Basta con ver el tercer gol ante el país nipón, cuando sin participar se transforma en el hombre clave al hacer 2 movimientos de centro delantero “top” que desmandó a la retaguardia nipona.

Martínez decidió prescindir del recurso “Fellaini” e inclusive no convocó a un tal Radja Nainggolan para no amueblar el campo central, justo donde Brasil extrañará a Casemiro.

En conclusión, si Bélgica pretende suprimir al gran preferido de Rusia dos mil dieciocho necesita de la mejor versión de Roberto Martínez, prescindir de esa línea de 3 y buscar comparar los duelos individuales.

Dejar correr al equipo de Tite es un suicidio, con todo y que tengas a varios de los mejores futbolistas del planeta.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies