Diálogo para evitar impacto al crecimiento, pide G20

BUENOS AIRES, Argentina.- Líderes financieros globales solicitaron el último día de la semana acentuar el diálogo para prevenir que las tensiones comerciales y geopolíticas impacten el desarrollo económico, pero acabaron una reunión de dos días del G20 con poco acuerdo sobre de qué manera solucionar múltiples disputas sobre los aranceles de USA.

En la declaración final del evento los ministros de finanzas y jefes de bancos centrales del Grupo de los Veinte advirtieron que el desarrollo económico global, si bien aún robusto, ha sido menos sincronizado recientemente y los riesgos de desaceleración en el corto y mediano plazo han aumentado.

“Estos incluyen las crecientes vulnerabilidades financieras, las mayores tensiones comerciales y geopolíticas, los desbalances globales, la desigualdad y el crecimiento estructuralmente enclenque, particularmente en algunas economías avanzadas”, especificó el comunicado.

Los ministros reafirmaron las conclusiones de los líderes del G-20 en su más reciente cumbre, en julio del año pasado, cuando destacaron que el comercio es un motor para el crecimiento global y reafirmaron la importancia de los acuerdos comerciales multilaterales.

“Reconocemos la necesidad de intensificar el diálogo y las acciones para atenuar los riesgos y fortalecer la confianza. Estamos trabajando para fortalecer la contribución del comercio a nuestras economías”, señaló el comunicado.

El lenguaje del comunicado fue endurecido respecto a la declaración publicada en la reunión ministerial anterior de marzo, que sólo había señalado que los líderes “reconocen la necesidad de más diálogo”.

“El lenguaje más reciente sugiere un alto grado de urgencia sobre la resolución de estos temas”, afirmó el ministro de Finanzas de Australia, Scott Morrison, en una entrevista y añadió que los ministros dejaron claro en la discusión que su meta es lograr un comercio abierto.

“Anteriormente, el lenguaje había sido un tanto ambiguo respecto a eso”, afirmó.

La asamblea en la ciudad de Buenos Aires viene en la mitad de una escalada en la retórica del conflicto comercial entre Estados Unidos y China, las dos principales economías del planeta, que se han impuesto aranceles sobre una serie de productos de exportación valorados en treinta y cuatro millones de dólares.

El presidente estadounidense, Donald Trump, elevó la apuesta el viernes al conminar con establecer aranceles sobre todas las exportaciones chinas a su país, valoradas en 500.000 millones de dólares estadounidenses.

El secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, afirmó en una rueda de prensa el último día de la semana que no había tenido ninguna discusión substancial sobre comercio con el ministro de Finanzas de China, Liu Kun, en el encuentro del G-20.

“En cualquier instante en que deseen sentarse a negociar cambios significativos, mi equipo y estamos disponibles”, afirmó.

La delegación china no charló con la prensa a lo largo de la asamblea del G20.

User Review
0 (0 votes)
Sending