Estimaciones sobre la economía mexicana tras en COVID-19

Trabajadores de Starbucks aseguran que no han sido notificados sobre las medidas a continuar frente a un posible empeoramiento de la epidemia de Covid-19. Foto Luis Castillo

No cabe duda de que el Covid-19 va a pegar, y fuerte, en la economía global, mandarriazo del que la mexicana no se salvará.

Sin embargo, todavía no está claro de qué tamaño va a ser el efecto, si bien los siempre y en toda circunstancia oportunos videntes financieros ya se dan vuelo con estimaciones igualmente aceleradas que de distantes entre sí.

Entre lo más reciente resalta la abisal diferencia entre los pronósticos de un conjunto financiero y otro, basados, según ellos, en hechos concretos. Por ejemplo, los adivinos del Bank of America predicen que en 2020 la economía mexicana va a caer cuarenta y cinco por ciento, mientras que los de Citibanamex presagian un descenso de dos.6 por ciento.

Vendrán más estimaciones ilustradas, todas y cada una negativas

Mientras el Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey difundió su más reciente análisis y de él se toman los próximos pasajes. Va, puesto que.

Se presentan acontecimientos que van en menoscabo de las esperanzas de desarrollo económico para este país. Elementos internos y externos han oscurecido el panorama, de forma que va a ser poquísimo probable conseguir la meta de dos por ciento establecida por la presente administración para el cierre de este año.

En 2019 la economía mexicana cerró en terreno negativo (-0.1 por ciento). Esta caída se dio a resultas de la contracción en las actividades secundarias (-dieciocho por ciento) y el menor ritmo de desarrollo de las actividades terciaras (0.4). Para 2020 se presagiaba una restauración, si bien múltiples sucesos han cambiado esa expectativa.

En primer sitio, las acciones incorporadas tras la declaración de pandemia del Covid-19 alteraron el cada día de las personas, como sus hábitos de consumo. Las afectaciones impactarán de forma directa, indudablemente, al ámbito turístico y a las compañías dedicadas al entretenimiento. Además, si el inconveniente no va a llegar a contenerse de manera rápida, otras actividades terciarias, como el comercio y los servicios de transporte, asimismo se verían perjudicadas. La restauración de las actividades secundarias asimismo se va a ver ralentizada, particularmente en aquellas manufacturas que emplean insumos procedentes de China, cuya llegada a este país ha sufrido retrasos por cuestiones sanitarias.

En segundo sitio está la guerra comercial por el petróleo. Durante una asamblea entre los países miembros de la OPEP y Rusia se tenía como objetivo reducir la producción de crudo y, con esto, hacer en frente de una menor demanda del hidrocarburo, frente a los efectos del Covid-19. Sin embargo, Rusia estimó que tal baja productiva afectaría sus intereses y favorecería a compañías petroleras privadas, eminentemente de origen estadunidense, con lo que decidió acrecentar su producción. Esto, por su parte, provocó una reacción de Arabia Saudita acrecentando asimismo su producción petrolera.

De esta forma, al acrecentar la oferta de petróleo, el costo del hidrocarburo ha tendido a reducir y el barril de la mezcla mexicana ha rondado los 20 dólares americanos, nivel próximo a sus costos de producción. Si bien las autoridades de este país decidieron contratar coberturas petroleras, que aseguran un costo de 49 dólares americanos por barril, estas no protegen la totalidad de la producción.

Lo precedente impactará de forma negativa los ingresos presupuestados por la administración pública, en tanto que entre 25 y 30 por ciento de los ingresos federales proceden de la venta de hidrocarburos, de tal manera que se podrían hacer recortes en los gastos programados en el Presupuesto de Egresos de este año.

A nivel interno preocupan los malos resultados en materia de inversión. Una de las causas primordiales debe ver con la carencia de confianza empresarial. Durante febrero pasado los indicadores de confianza en los ámbitos de manufacturas, construcción, comercio y servicios privados no financieros se situaron en terreno negativo, con lo que hacer en frente de la circunstancia económica requerirá el ahínco de todos.

Las rebanadas del pastel, y lo que falta. [email protected]

Podría interesarte leer: Estados Unidos Determinan Gravamenes Significativos contra China

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies