La moral es negociable, nos comenta Atom Egoyan

La moral es negociable, sostiene Atom Egoyan

El cineasta proyectará Invitado de honor, su filme más reciente, en la Semana de Cine Canadiense

Foto

▲ Fotograma de Invitado de honor, que cuenta la historia de un padre que busca sacar a su hija de la prisión.

A veces para hacer lo adecuado se deben romper las reglas. El cineasta Atom Egoyan ve esto como algo interesante, y estima que la ética es algo discutible entre individuos en una forma en que en ocasiones trasciende el tejido social.En su reciente película, Invitado de honor, el directivo, de origen armenio, ilustra esta idea mediante personajes de manera estrecha ligados a los códigos: un inspector sanitario, una maestra y directiva de orquesta, un sacerdote, un conductor de autobús.

En Invitado de honor, los personajes de Egoyan cuentan la historia de un padre que busca sacar de la prisión a su hija. Al mismo tiempo, la película es un relato que prueba que las cosas no siempre y en todo momento son lo que semejan.

Para Egoyan es ahí donde reside la belleza de crear un drama, por el hecho de que el enfrentamiento que existe entre estos personajes se puede aplicar a la vida fuera de la película. El directivo, desde alguna habitación en su casa, prosigue meditando sobre el término de ética. Es lo que hacemos para resguardarnos a nosotros mismos y no herir a otros, e inclusive, quizá, dejar a otros probar el significado completo de tu vida, explica en pantalla.

Atom Egoyan, quien se hizo insigne en el planeta del cine en el orbe por cintas como Exótica y Dulce porvenir (que le dieron una nominación al Óscar como mejor directivo) se prosigue considerando a sí mismo un migrante. Aunque llegó a Canadá siendo pequeño y su trabajo como cineasta se ha desarrollado eminentemente en tal país, afirma: “la consciencia que tengo de quien soy está basada en mis recuerdos en ese país y en que hubo otra vida.

Historias de la familia

Creo que siempre y en todo momento piensas en de qué manera hubiese sido tu otra vida si no te hubieses movido, y tu única forma de proyectarte en eso es a través las historias que escuchas de tus progenitores y tu familia, sobre de qué manera era la vida ahí, y tratando asimismo de proyectar eso a través de hechos en la vida que tienes ahora, afirma el director de cine.

Como armenio, siendo de alguna manera heredero de la historia de su pueblo, Egoyen acostumbra a cuestionarse ¿es ética tener esta vida, donde te sientes libre, cuando está este dolor en tu estirpe, y que tienes el deber de dejar a fin de que otros recuerden? Para el director de cine esta situación está muy ligada a su término personal de ética.

Por un lado en ocasiones es más simple sencillamente dejar que las cosas pasen, y hay un proceso natural en que la psique lo supera, mas asimismo está este proceso artificial de estimar recordarlo, por el hecho de que si no desaparecerá y es tu deber con tu comunidad no permitir que desaparezca. De alguna forma, el directivo busca con cada una de sus películas contestar esto mediante sus personajes.

Como escritor, Egoyan trata de que sus personajes se hallen en un entrecierro que pueda reflejar su estado mental. Busca visibilizar cómo procuran comprender sus circunstancias, no hacer un comentario sobre eso. Sus protagonistas bien podrían ser cualquier persona con la diferencia de que tienden a enfrentarse a situaciones muy complejas. En el caso de Invitado de honor, los vínculos, los códigos en que se fundamenta cada actor y su habilidad para proseguirlos cobran singular relevancia.

El cineasta armenio es de la idea de que el amor es algo extraño y singular. Aunque asimismo estima que la tecnología ha ocasionado que muchos tengan la sensación de que el sentimiento es algo muy habitual. No creo que el núcleo de lo que es el amor haya alterado, mas la forma de expresarlo y comprenderlo se ha cambiado mucho por las redes sociales. Pero proseguimos ansiando ese sentimiento.

Invitado de honor es parte integrante de las 7 películas que integran la Semana de Cine Canadiense que se festeja del 20 al 26 de marzo. La programación se puede preguntar en semanadecinecanadiense.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies