La presidenta de Croacia, la aficionada número uno de su selección

El Sol de México Online

La presidenta de Croacia, Kolinda Grabar Kitarovic, fue una de las sensaciones del Mundial de Rusia y el día de hoy sorprendió por su apoyo a los jugadores croatas tras perder la final ante Francia, pues estuvo con ellos en todo momento, desde que bajó al campo para abrazarlos e inclusive en los vestidores los animó si bien las lágrimas le brotasen.

La mandataria croata es amante del futbol y lo demostró en esta Copa del Mundo, pero siempre y en todo momento dando el ejemplo de lo que ha de ser un líder político: pidió permiso para viajar a Rusia, lo hizo en clase económica y pagó sus viajes y billetes de su dinero. Por si no fuera suficiente con lo anterior, se descontará de su salario los días que no trabajó por estar en el Mundial.

Grabar-Kitarović, de 50 años, fue escogida en dos mil quince como la primera mujer presidenta del país balcánico con solo 46 años de edad, la más joven en el cargo de la historia de Croacia.

También puedes leer: Paola Espinosa resalta a mexicanos para Barranquilla 2018

Madre de Luka y Katarina, siempre y en todo momento se ha desarrollado entre la política y la diplomacia merced a que habla croata, inglés, de España y portugués, y comprende el alemán, el francés y el italiano.

En el dos mil ocho fue embajadora en E.U. y en el 2011 llegó a la Organización del Tratado del Atlántico Norte como anexa a la Segregaría General.

En este Mundial acaparó los reflectores por romper el protocolo al celebrar de manera apasionada los goles de Croacia.

La presidenta de centro-derecha se perdió la semifinal contra Inglaterra (victoria dos-1 en extienda) debido a la cima de la OTAN, si bien sí estuvo en los octavos frente a Dinamarca y los cuartos contra el equipo anfitrión.

“Parto para ver la final, no únicamente como mujer política y como presidente, sino más bien como llene apasionada del futbol croata” y como “alguien que ha jugado al futbol”, declaró.

“Esta generación de caballeros de (el seleccionador Zlatko) Dalic ha superado a la generación de los chicos de Ciro” Blazevic, adiestrador semifinalista en 1998, apuntó.

Kolinda Grabar Kitarovic le regaló este domingo una casaca de la ‘Cuadriculada’ a su homólogo francés Emmanuel Macron, del mismo modo que lo hizo en Bruselas con la primera ministra británica Theresa May y el presidente estadounidense Donald Trump.

Trump recibió una con el número nueve, que en el plantel del Mundial corresponde a Andrej Kramaric y que en el Mundial mil novecientos noventa y ocho, donde Croacia fue tercera, llevaba Davor Suker, el máximo anotador de aquella edición.

 

“Su partido” contra Macron

Kolinda Grabar Kitarovic tuvo su propio “partido” con su homólogo francés, Emanuel Macron, en el palco de honor del estadio Luzhnik donde se realizó la gran final del Mundial.

Pocos fueron los momentos en que ocuparon sus asientos durante los 90 minutos: chillaron, apoyaron y chillaron los goles.

También puedes leer: Hicimos el mejor partido, mas no hubo suerte: Dalic

Tras bajar al campo para felicitar a sus jugadores, a Kolinda y Macron poco les importó la incesante lluvia para abrazarlos, mientras el mandamás ruso Vladimir Putin y el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, se cubrían con el paraguas.

Y en un buen ademán, Macron entró al vestuario de la selección croata para felicitar a los jugadores a pesar de la derrota en la final frente al conjunto nacional galo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies