Luka Modric, Balón de Oro de Rusia 2018

El croata Luka Modriccentrocampista del Real Madridha sido premiado con el Balón de Oro al mejor jugador del Mundial de Rusia dos mil dieciocho.

Modriccomo le ocurrió el pasado Mundial de Brasil 2014 al argentino Leo Messi, recibió el reconocimiento un tanto triste tras haber perdido la final, ante Francia (cuatro-2).

El Mundial dos mil dieciocho terminó por conciliar todas las opiniones en torno a Luka Modric, que no pudo hacer suyo el imperio en Rusia por culpa de una final torcida que le arrebató la poderosa Francia, pero que todavía de esta manera fue reconocido como el mejor del torneo.

También puedes leer: ¡VIVE LA FRANCE!

A los treinta y dos años, cerca de abordar el ocaso de su carrera futbolística y posiblemente en su última Copa del Mundo, el líder de Croacia erigió momentos para la historia y acaparó méritos. Pero no pudo acabar su conquista.

Su imagen se pareció a la de Leo Messi en Brasil 2014. Cuando tuvo que recoger el premio al mejor después de que Argentina perdiese la ocasión de ser campeón tras caer con Alemania. Le sucedió igual a Modric. Un consuelo individual y un aflijo mayor.

Ha necesitado el futbolista del R. Madrid, que en Moscú excedió a Dario Simic como el que más presencias en un Mundial ha evidenciado en la historia del fútbol de su país, con un total de 12 encuentros, prácticamente 3 quinquenios como profesional para hallar una recompensa particular en un acontecimiento de semejante calado.

No es frecuente la pinta de perdedor que Modric y los suyos arrastraron al término de la final sobre césped de Luzhniki. Luka, un ganador de finales por naturaleza, fue superado en un partido lejos de sus previsiones y distante de sus gustos.

Pocas cosas han resultado simples en la vida de Luka. Esta, en el futbol, no iba a ser una salvedad. En todo caso, nada equiparable a las dificultades por las que transitó su infancia, lejos del calmo y la paz que demanda un menor. Modric nació en una familia humilde, en una localidad cercana a Zadary a una edad prematura tuvo que ejercer de pastor, cuidar cabras en la montaña. Era de lo que vivían los suyos.

Vio la guerra de cerca, el drama bélico de los Balcanes por su lado. Debió huir lejos de aquello. De una parte a otra, de una ciudad a otra. Vida de asilado.

También puedes leer: El inglés Harry Kane se lleva la Bota de Oro de Rusia 2018

Plagado de estrellas a su alrededor Luka adopta una pose prudente, sin el ruido que generan otros compañeros de club. Indicios reflejo de una personalidad firme en la sombra y prudente en la escena, secuelas de sus comienzos. De cuando era dado de lado por su físico. Por bajito y flaco.

Al talento no le hace falta altura y Modric lo ha probado en Rusia. El futbolista del Real Madrid ha dirigido a Croacia hacia la cota más alta de su historia. A la orilla de un éxito bestial que alcanzan solo de vez en cuando unos pocos escogidos.

Modric lidera el tramo final de la generación más gloriosa del fútbol croata. La que en Rusia ha dejado atrás la mítica que lideró Davor Suker, con Robert Prosinecki o bien Robert Jarnique fijó el techo en el tercer puesto conseguido en Francia mil novecientos noventa y ocho.

El destino sorteó el instante de gloria para el fútbol croata. Rusa dos mil dieciocho será el Mundial de Francia, asimismo el de Modric que en su partido 113 como internacional con su país logró el reconocimiento total del planeta del futbol. EFE

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies