Para México, el menor impacto inflacionario por aranceles

Es muy pronto para saber el impacto inflacionario y en el comercio a dos bandas que tendrán los aranceles que E.U. y México se impusieron mutuamente a productos que compran entre sí, mas el costo será presumiblemente reducido y lo más probable es que lo va a pagar el consumidor estadunidense más que el mexicano, quien inclusive podría experimentar una baja de costos, consideró Daniel Chiquiar Cikuriel, director de investigación del Banco de México (BdeM).

Advirtió que el traspaso en la depreciación del peso frente al dólar a la inflación aumenta más y es más rápida en la zona fronteriza del norte que en el resto del país, debido a su cercanía con E.U. y el mercado exportador.

Al presentar el Reporte sobre las Economías Regionales del primer trimestre de dos mil dieciocho, el funcionario afirmó que la encuesta del BdeM entre el campo privado se hizo del 2 al veintiseis de abril, cuando no se podía prever que U.S.A. aplicaría aranceles de veinticinco y diez por ciento al acero y aluminio que importa desde México ni tampoco los que en represalia impuso el gobierno federal a 91 productos estadunidenses. Tampoco se sabía qué impacto producirían dichos gravámenes en sus costos de producción y actividad económica, pero Chiquiar consideró que serán los estadunidenses quienes van a pagar gran parte del costo, mientras que los mexicanos aun podrán ver una baja en los costos.

Hace dos meses los empresarios nacionales consideraban como riesgos a la baja que México obtuviera un resultado no conveniente en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). El gobierno federal charlaba entonces de lograr un pacto en el mes de mayo. Además, existía y aún hay la incertidumbre por los resultados de la elección o un aumento en la inseguridad pública.

Chiquiar Cikuriel advirtió que en nuestros días aún es dudosa la renegociación del TLCAN y puede tener riesgos en el corto plazo en la medida que influye en los niveles de inversión y en el mediano plazo puede afectar el desarrollo de la economía. Eso aún es un factor de inseguridad, pero aún de esta manera la perspectiva más probable del BdeM es que se mantenga el comportamiento conveniente de la actividad económica y de la inflación.

Ponderó que se disparó 176 por ciento el monto de los recursos puestos en emisiones de deuda ya que de enero a mayo se emitieron sesenta y nueve emisiones de deuda de largo plazo por un monto total de 152 mil millones de pesos, lo que contrasta con los 55 mil millones de pesos colocados en 55 emisiones del mismo periodo de 2017.

El directivo desechó que la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) enfrente riesgos con la próxima salida al mercado de la Bolsa Institucional de Valores (BIVA), prevista para el veintitres de julio, pero advirtió que podría haber riesgos si se fuerza su arranque en función de esa data sin que estén listos todos y cada uno de los participantes (bolsas, cámaras, depósito de valores y tecnología).

Consideró que la competencia va a ser positiva y servirá para brindar nuevo financiamiento bursátil a las compañías, pero acotó que la BIVA no le quita el sueño, aunque sí tiempo y recursos que le hemos debido destinar a este proyectoy remarcó que la BMV seguirá siendo la opción mejor.

Podría interesarte leer: Estados Unidos Determinan Gravamenes Significativos contra China

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies