Rescatan a otros 4 niños; faltan 4 y el entrenador

Drama en Tailandia

Podría complicarse el cierre de la misión por la amenaza de lluvia

MAE SAI, Talandia.- Grupos de buzos salvaron este lunes a otros 4 pequeños de la gruta inundada en Tailandia, en cuyo interior aún quedan cinco de los miembros del equipo de fútbol “Jabalíes Salvajes”, se notificó oficialmente

“Dos días, 8 jabalíes” escribieron los liderados de la marina de Tailandia en su página de Fb, al confirmar que este lunes fueron salvados cuatro de los niños, que se aúnan a los 4 extraídos el último día de la semana.

El procedimiento fue afín al del domingo, cuando cuatro de los pequeños emergieron en veloz sucesión inmediatamente antes del anochecer luego de haber recorrido la peligrosa senda de escape de cuatro kilómetros por galerias anegadas en múltiples tramos.

“Todos pueden estar orgullosos… Mas la misión todavía no está cumplida” dijo el general Prayut Chan-O-Cha, jefe de la junta militar en el poder desde el golpe de Estado de 2014, durante una visita al lugar de comando de la operación de rescate este lunes al anochecer.

Más temprano, el responsable de la célula de crisis había prometido buenas nuevas. “Habrá buenas noticias dentro de unas horas”, aseguró Narongsak Osottanakorn, por norma general muy prudente, hacia las 08H00 GMT.

Tailandia entera esperaba un final feliz para estos 12 niños y su entrenador, de veinticinco años, atrapados en la gruta de Thuam Luang, en el norte del país, desde el 23 de junio, un acontecimiento que atrajo a esta zona del planeta a centenares de periodistas de medios extranjeros.

La lluvia monzónica que amenaza con más inundaciones en esta compleja red subterránea, de unos diez kilómetros de largo, es el primordial desafío para los socorristas, que temen nuevas precipitaciones antes de que logren sacar a todo el conjunto.

El equipo de futbol “Jabalíes salvajes”, integrado por doce pequeños de entre once y dieciseis años y su joven adiestrador, pasó nueve días en las profundidades de la gruta antes de que 2 buzos británicos los encontrasen la semana pasada. Desmejorados mas vivos, los menores estaban subidos en una roca, a más de cuatro quilómetros de la entrada de la cueva.

El domingo, la compleja operación de rescate empezó con éxito al salvar a 4 de ellos, gracias al trabajo de buzos experimentados que los guiaron durante un camino tortuoso, con tramos inundados y pasajes muy estrechos.

Bautizados por las redes sociales como “Jabalíes salvajes 1, 2, 3 y 4”, los 4 pequeños están hospitalizados y están bien, precisó Narongsak Osottanakorn, asimismo gobernador de la provincia de Chiang Rai. Por ahora, están sin embargo “apartados” de sus padres, para eludir eventuales contagios teniendo en cuenta su débil estado de salud.

“Los médicos piensan permitir a las familias visitarlos, pero separados por un cristal”, agregó.

 

Sin información

Los equipos de buceo tuvieron que descansar entre las 2 misiones y poner nuevas botellas de oxígeno a lo largo del recorrido. De ahí el intervalo entre las dos evacuaciones.

“Hemos estado trabajando toda la noche”, declaró a la AFP un funcionario de la administración de la provincia de Chiang Rai, confirmando que sólo hicieron una pausa en la operación.

Además de las dificultades a lo largo del recorrido que hay que hacer bajo del agua, la situación se complica por el hecho de que muchos niños no saben nadar y ninguno ha buceado. Un exbuzo de la Marina tailandesa murió mientras que participaba en las tareas para preparar el rescate, lo que prueba la gran complejidad de esta misión, incluso para los más especialistas.

 

Amenaza de lluvia

La falta de espacio asimismo se aúna a la complejidad de las operaciones.

La gran cantidad de periodistas de toda Tailandia y del mundo se sostienen distanciados de la cueva y asimismo del centro de salud de Chiang Rai, donde los 4 sobrevivientes están bajo observación.

La familia de uno de los pequeños cree que decidieron explorar la gruta después de su entrenamiento de fútbol para celebrar su aniversario, que cumplía dieciseis años. Se vieron entonces sorprendidos por la subida de las aguas dentro de esta larga cavidad, situada en la frontera con Birmania y Laos.

Tras ser localizados, los rescatistas examinaron desesperadamente todas y cada una de las soluciones posibles, desde la perforación de túneles en las montañas hasta la posibilidad luego descartada de que esperaran durante semanas a que terminara el Monzón.

Pero frente a la amenaza de nuevas lluvias y niveles más bajos de oxígeno en la galería donde el conjunto encontró refugio, las autoridades decidieron el último día de la semana jugarse el todo por el todo e comenzar la evacuación con tramos de buceo, tras estimar que las condiciones eran ideales. (AFP)

También puedes leer: Trum amaga con los aranceles a china

Frenando orden de separación: Trump

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies