Revolución en ventas por la red frente a la pandemia

Con ventas on-line que medraron entre 35 y 38% en 2019, México

Se ha transformado en de los mejores mercados del planeta en lo tocante al comercio virtual. Gran una parte de este resultado está relacionado con una mayor confianza entre los usuarios mexicanos, mas asimismo con las nuevas opciones alternativas que ofrecen los mercaderes.

En este contexto, el país está de camino a una revolución minorista. Sin embargo, no es tan simple adquirir on-line en comparación con ir a una tienda.

En esta nueva era, las líneas que apartan las compras digitales y las de punto de venta físicos son turbias. Es lo que llamamos omnicanalidad, un enfoque en el que el principal objetivo es servir al consumidor dando una experiencia de adquiere consistente y sin inconvenientes en todos y cada uno de los canales / plataformas de ventas con las que interaccione.

Con el desarrollo de la tecnología, los usuarios se han vuelto poco a poco más multicanal y demandan adquirir o bien intercambiar productos dónde y de qué manera les convenga: en el punto de venta, a través de comercio virtual, teléfonos inteligentes, redes sociales … el cielo es el límite, en especial en México, donde la penetración de Internet medró hasta 71% y los móviles cada vez son más alcanzables para un mayor número de usuarios.

Para satisfacer esta demanda y un ambiente en continua evolución, los comercios están invirtiendo en plataformas y sistemas omnicanal que brinden la comodidad y conveniencia que los usuarios precisan, haciéndolos sentir poco a poco más cómodos hasta el punto donde, al final de la experiencia de adquiere, el recorro del on line al offline sea perfecto.

El término de omnicanalidad requiere que los mercaderes administren y vean sus diferentes operaciones como un negocio integrado, asegurando que estén dando la mejor experiencia posible a los usuarios.

En México, existen algunos ejemplos claros que señalan de qué manera el comercio omnicanal gana terreno gradualmente en el mercado.

El Palacio de Hierro, una de las grandes tiendas departamentales de más veloz desarrollo en México, abrió su primera tienda oficialmente omnicanal en Boca del Río, Veracruz, en 2019. Pese a que la marca tiene una fuerte presencia on-line, como 14 tiendas, el nuevo sitio es diferente de todo cuanto han hecho ya antes.

La tienda ofrece una experiencia de adquiere híbrida, que combina los mundos on-line y fuera de línea.

Tienen un espacio llamado Loft Palacio, en el que los productos libres on-line y en el punto de venta se muestran en pantallas inteligentes.

Una vez que escoja su producto, puede pagarlo en la pantalla o bien en el cajero y recibirlo en su casa o bien llevarlo a su casa, donde más le guste.

Esto es una parte de la estrategia omnicanal de la compañía, que se espera sea responsable de un incremento de ingresos 2020.

Walmart es otro caso de éxito en México. Su estrategia empezó en 2018, cuando abrió su primera tienda 100% omnicanal en la Ciudad de México, que tiene un servicio de “pick up” el que deja al usuario recoger sus bultos sin salir del vehículo.

Además de esto, se remodelaron múltiples sucursales en México y América Central para incluir esta área singular donde los clientes del servicio pueden recoger sus pedidos adquiridos on-line.

Los anaqueles tienen Wi-Fi integrado y se añadieron códigos QR a los folletos a fin de que los usuarios puedan adquirir on-line.

Para solucionar sus inconvenientes de última milla, Walmart se encargó de la entrega de sus bultos y ya no dependen distribuidores externos. Su “flota omnicanal” ha reducido los tiempos de entrega en la Ciudad de México en un 24%.

Sin embargo, abrir una tienda física no es la única forma en que las compañías de comercio virtual pueden desarrollar una estrategia omnicanal.

Las aplicaciones bien desarrolladas son otra genial forma de ofrecer una experiencia completa para los usuarios.

La estrategia omnicanal de Walmart, asimismo incluye su aplicación que permite a sus clientes del servicio a ordenar casi todos los artículos libres en la tienda.

También merece la pena mentar la cadena de cine Cinépolis, que deja a los clientes del servicio adquirir entradas para el cine y bocadillos por medio de su aplicación, lo que evita hacer filas y los tiempos de espera.

En última instancia, los usuarios compran tiempo libre para hacer lo que deseen, en vez de solucionar los inconvenientes simples de cada día: de este modo, un pedido on-line está resolviendo inconvenientes reales.

Este es el perfecto ejemplo de de qué manera se unen los servicios on line y offline para crear experiencias basadas en las preferencias del consumidor.

La belleza del comercio omnicanal va alén del ecommerce abriendo tiendas físicas o bien a la inversa para enfocarse en una experiencia integrada entre el planeta físico y digital, rompiendo los límites y ofertando una experiencia de vanguardia y a final de cuentas, dejando a los clientes del servicio escoger de qué manera desean adquirir, percibir o bien intercambiar sus recursos.

Es tan simple como eso: adquirir on-line, intercambiar en el punto de venta o bien adquirir en una tienda y percibir los productos en la casa pagando sin utilizar efectivo o bien tarjetas de crédito.

En estos días, un móvil puede ser todo cuanto un consumidor precisa para escoger la mejor mesa para su sala de estar.

Los clientes del servicio desean flexibilidad y servicio adaptado cuando pagan y adquieren, usando el canal de ventas de su preferencia.

La integración de plataformas físicas, móviles y on-line va a facilitar la experiencia de adquiere para el cliente: la estrategia omnicanal es actualizar y mudar el camino del comercio minorista por siempre.

Podría interesarte leer: Anticipa el Fondo Monetario Internacional la mayor crisis desde la Gran Depresión

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies