Rusia 2018: ¿La última oportunidad de Messi?

Las voces de los pequeños gritando su nombre resuenan en las gradas. Las banderas con su cara visten las barreras. Un mural gigante eterniza al astro. Lionel Messi es el nuevo ídolo de Bronnitsy, la pequeña localidad donde trabaja Argentina, que aprende a vivir con la atención que supone tener a una estrella de las dimensiones del albiceleste.

De alrededor de 20.000 habitantes y a unos cincuenta y cinco quilómetros de la ciudad de Moscú, Bronnitsy es estos días uno de los epicentros del Mundial de Rusia.

Nunca ha gozado de tanta repercusión. Nunca los focos han estado tan puestos en este lugar, fundado a mediados del siglo XV y más conocido por su imponente Catedral del Arcángel Miguel.

– Gritos, autógrafos y hasta el embajador –

Cientos de aficionados se dieron cita en el entrenamiento del lunes de la Albiceleste, el primero abierto al público. Allí se presentaron cerca de cuatrocientos personas contentas por ver en primera persona al también atacante del Barna.

Entre ellos, muchos niños. Ninguno chillaba “Agüero”, “Mascherano” o bien “Higuaín”. Todos aguardaron conmovidos a que Messi saliera del edificio ubicado detrás de la cancha principal para comenzar a corear su nombre.
<
“¡Messi! ¡Messi“, se desgañitaban, en pos de un ademán cómplice del astro. Y él, cumplió. Al terminar la hora de entrenamiento, donde fue aplaudido en cada una de sus intervenciones sobre el terreno de juego, Messi se detuvo durante 10 minutos a firmar autógrafos y sacarse fotos.

Las gradas, llenas a rebosar, temblaron de emoción. Tampoco se quiso perder la ocasión Ernesto Lagorio, el embajador argentino en Rusia.

“Ha sido realmente bonito, ha estado realmente bien, ha sido una linda tarde”, comentó a la AFP.

Entre los presentes, Lucas Ledezma repetía, luego de haber recibido al autobús de la selección el sábado.

“Soñemos con que se puede, es un Mundial que creo que se merece la selección argentina, que se merece Messi y nos merecemos todos y cada uno de los argentinos”, afirmó a la AFP este profesor de educación física de 30 años que salió desde Córdoba (centro) el 5 de enero y efectuó catorce quilómetros en bici para acompañar a su selección.

– El otro Messi –

Si algo rivaliza estos días con Messi es… el mural del propio Messi en una de las calles lindantes a la primordial, Ulitsa Sovetskaya.

“Cuando pintaba a Messipintaba a una historia legendaria de mi tiempo. Messi es uno de los mejores jugadores (del planeta)”, afirmó orgulloso a la AFP Sergey Erofeev, el artista callejero de 29 años que rehabilitó la pared de un edificio con la imagen del delantero argentino.

Aún con restos de pintura en sus pantalones y en un de España recién aprendido, Erofeev tiene un sueño: “Quiero que venga Messi a conocer mi obra”.

Al lado del campamento base albiceleste, una casa convertida en improvisado bar deportivo reparte “Mate Listo”, con Messi como uno de sus temas favoritos de conversación… aunque éstas tengan sitio en ruso.

Pasear por Bronnitsy es, de una manera o de otra, percibir el nombre del 5 veces ganador del Balón de Oro. También de ver su imagen, no solo en el mural de Erofeev sino más bien en banderas que, en un instante o bien otro, han ocupado algunas de las barreras de la policía.

Solo Messi y las fuertes medidas de seguridad que le rodean, han conseguido alterar el apacible día a día de un pueblo que ha recibido emocionado al astro pero al que aún le cuesta sentirse protagonista.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies