Sigue en suspenso rescate de niños atrapados en cueva

MAE SAI, Tailandia.- Los rescatistas proseguían el jueves lejos de decidir cuándo y cómo sacar a los doce integrantes de un equipo de futbol infantil y a su adiestrador de un complejo de grutas anegado en el norte de Tailandia, donde fueron hallados esta semana tras 9 días perdidos bajo tierra.

La dramática operación de búsqueda y rescate de los chicos, que desaparecieron en la caverna en la provincia de Chiang Rai el veintitres de junio, parecía acercarse al final cuando un equipo de submarinistas británicos y tailandeses les encontraron el primer día de la semana, en una pequeño banco de una de las cámaras anegadas.

Sin embargo, la atención ha pasado ahora a de qué manera traerlos de vuelta mediante múltiples kilómetros de túneles arriesgadamente anegados.

En alarma por las previsiones meteorológicas que apuntan a la llegada de fuertes precipitaciones para los próximos días en Tailandia, los doce pequeños de un equipo de futbol y su adiestrador atrapados en una cueva anegada en el norte de Tailandia han recibido sus primeras lecciones de natación y buceo en previsión de que por último tengan que sumergirse en la corriente para proceder a su evacuación.

“Ahora les estamos enseñando a los pequeños a nadar y bucear”, ha explicado el viceprimer ministro tailandés, Prawit Wongsuwan, a los medios congregados a las puertas de la cueva Tham Luang, en cuyo interior permanece encallado el equipo desde hace 11 días.

Los doce niños y su entrenador de fútbol atrapados en una cueva de Tailandia gozan de “buena salud” pero tienen escasas posibilidades de ser evacuados este miércoles. Los socorristas tratan de reducir el nivel del agua antes de las lluvias previstas el viernes.

El gobernador de la provincia de Chiang Rai, Narongsak Osottanakorn, que dirige la célula de rescate, afirmó que una evacuación este miércoles sería “difícil”, puesto que el nivel del agua es elevado, a pesar del esencial sistema de bombeo instalado.

Gracias a ese sistema “el agua baja un centímetro por hora, lo que no está mal dado el tamaño de la gruta”, explicó.

“Será bastante difícil evacuarlos hoy” (miércoles) dijo sin embargo el gobernador, y se negó a hacer especulaciones sobre la data de evacuación.

“Debemos estar seguros a cien por cien ” en el instante de decidir la evacuación, que podría hacerse en varios conjuntos de niños, agregó.

La operación de evacuación va a ser complicada y los socorristas ya advirtieron que no se precipitarían en el momento de realizarla, pues el camino de vuelta recorre múltiples quilómetros por zonas estrechas y etapas difíciles bajo el agua.

 

“Buena salud”

La marina tailandesa publicó este miércoles un nuevo vídeo de los niños.

“Tras haber comido, todos fueron examinados por un médico militar”, precisó la marina, sin detallar, de momento, qué día podrían ser evacuados.

En este video, grabado el martes, aparecen once pequeños saludando, diciendo su nombre y después “estoy bien de salud”. La marina no explicó porqué el duodécimo niño no grabó el mensaje ni tampoco el adiestrador, de veinticinco años.

Ya comenzaron a ser entrenados para bucear y esta primera confirmación de su buen estado de salud hizo vaticinar una evacuación relativamente próxima.

“Estoy tan feliz”, reaccionó, llorando, la madre de uno de los chicos, Bew, al ver el video, proyectado por los socorristas en una pantalla bajo una tienda, no muy lejos de la entrada de la cueva, donde las familias esperan que sus hijos sean evacuados.

“Está delgado”, señaló sin embargo, tras ver el mensaje de su hijo.

A la caída de la noche, un monje célebre en todo el país fue autorizado a franquear la entrada de la gruta. Rodeado por miembros de las familias de los pequeños, rezó por el fin de su sufrimiento.

Los pequeños, de entre 11 y dieciseis años, fueron encontrados el lunes por la noche junto a su entrenador por buzos británicos que participaban en esta gran operación internacional, “sanos y salvos”, a más de 4 quilómetros en el interior de la galería.

El grupo estaba concentrado en un saliente situado en los meandros de la gruta, situada en la frontera con Myanmar y Laos, donde se quedaron atrapados por la subida de las aguas.

En el primer video en el que aparecían, publicado el lunes por la noche, se les veía desmejorados mas dando las “gracias” a los buzos británicos, los primeros hombres que vieron en nueve días. Las imágenes fueron muy compartidas en redes sociales y visionadas por millones de personas.

Fue una madre la que dio la voz de alarma el sábado, al ver que su hijo no retornaba del adiestramiento. Los objetos de los pequeños –bicicletas y zapatos– fueron encontrados horas después a la entrada de la cueva.

Podrían haber decidido ir a explorar juntos la cueva, que conocían bien, o haber querido protegerse de la lluvia, pues es la temporada del monzón.

Los familiares se preguntan asimismo si el equipo no habría tenido la idea de celebrar el cumpleaños de uno de ellos, quien cumplía dieciseis años ese sábado.

Precisamente, la familia de Pheeraphat, nombre del chaval, guardó una tarta en la nevera para poder celebrar su aniversario a su regreso.

También puedes leer: Trum amaga con los aranceles a china

Frenando orden de separación: Trump

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies